Alexitimia

Nunca pensé que un número pudiera provocar tanta alegría y tanta pena a la vez. Son días de incertidumbres, de negación, aceptación, listas… Ya queda poco para el 10 de abril, día de elección de plaza y parece poco tiempo y a la vez muchísimo. Hoy estoy triste pero sé que debería estar feliz.

Imagen

Cómo llegué al día del EIR

Quizás esta entrada sea repetitiva, aunque a mi me parece interesante cuando las leo en otros blogs. Voy a hablar de cómo afronté el examen EIR. Como ya he dicho, estudié por el nuevo plan de Grado, por lo que cuando muchos enfermeros ya estaban en marzo apuntándose a academias, mirando apuntes o incluso haciendo test, yo estaba metida de lleno en la carrera. El último cuatrimestre tenía dos asignaturas pero ¡qué asignaturas!, un prácticum a turnos en una planta de cirugía y el temido trabajo fin de grado (TFG en adelante para los amigos). En mi universidad se podía escoger entre una revisión bibliográfica o un trabajo de investigación. Yo escogí lo segundo, tuve que ponerme a hacer un montón de encuestas, utilizar un programa salido del infierno para informatizarlas y luego calcular datos estadísticos, bla, bla, bla. Estoy muy contenta a día de hoy de mi TFG, pero bueno ¿Por qué cuento esto? Para animar a aquellos que todavía están liados en la carrera y ya ponen ojitos al EIR 2015. Se puede.

Vuelvo al lío. Allí estaba yo un día de junio, graduándome con mis compañeros, sin pensar en más allá que disfrutar de un buen verano, playa, sol… Pero había un pequeño nubarrón en el cielo: el EIR. Tengo que reconocer que en aquel momento no me preocupaba mucho, sin dar grandes vueltas en agosto cogí los libros de FUDEN (6 libros, 200 euros, mucha lectura) y me llegaron en a mediados del mes.  Puedo decir que en el mes de agosto debí leerme 3 de ellos como mucho, y no lectura comprensiva, si no como quien lee una novela, porque eran entretenidos, hablaban de cosas que me interesaban y para mí, todavía no era material de estudio.

En septiembre ya hubo que empezar un poco más en serio, leía los libros 4-5 horas al día intentando comprender y quedarme con la idea. En octubre me dio la neura de hacer esquemas y esquemas (y me vino muy bien para el final), las horas pasan más rápidas cuando estás escribiendo y estudiaba mañana y tarde sin problemas. Noviembre y diciembre se hicieron más borrascosos, me sentía mal si descansaba o no estudiaba, pero me parecía que “me lo sabía” (nada más lejos de la realidad), el caso es que todo me sonaba, me aburría leer lo mismo una y otra vez… Y enero fue un mes infernal. Lloraba por las noches, estudiaba 10 horas al día, recitaba en voz alta todas las enfermedades y sus síntomas, en resumen: que fue un agobio.

Otro día hablaré del día del examen, pero hoy quiero decir que todo mereció la pena. Los lloros, el creer que no podía sentarme una vez más a leer esos libros, las veces que discutí con mi hermana porque no paraba de hacer ruido, los días que me levantaba a las 8 para ir a la biblioteca, y mil cosas más. Merece la pena. A día de hoy, si puedo decir que hubiera empezado a estudiar antes, que no fue hasta octubre cuando me di cuenta en la que me había metido y tuve que meter un sprint que podría haberme ahorrado, pero lo hecho, hecho está. Tengo un número de orden en la mitad más o menos y no puedo dejar de estar orgullosa. Escribo esto para que los que estáis ahora mismo un poco perdidos con el EIR u oís que la gente lleva estudiados 4 temas no os desaniméis. El esfuerzo es el esfuerzo y puede empezar antes o después, pero conlleva resultados.

Mientras tanto sigo aquí duda que duda con la elección…

Una de datos

Rápidamente:

  • 395 plazas de la Especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona).
  • 182 plazas de la Especialidad de Enfermería de Salud Mental.
  • 21 plazas de la Especialidad de Enfermería del Trabajo.
  • 106 plazas de la Especialidad de Enfermería Pediátrica.
  • 244 plazas de la Especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria.
  • 13 plazas de la Especialidad de Enfermería Geriátrica.

Y una breve reflexión. Vivimos en un país envejecido, España recoge un 17,3% de población mayor de 65 años (más de ocho millones de personas). Castilla y León, Galicia, Asturias y Aragón son las comunidades más envejecidas, en las un 20% de la población es mayor. Y sin embargo, sólo se prepararán 13 especialistas en geriatría entre los residentes 2014-2016. En un país como España, que va a marchas forzadas hacia el cuidado al paciente mayor, no se promueve el desarrollo de esta especialidad. Volviendo a las comunidades más envejecidas, sólo 4 personas podrán especializarse en geriatría por las 48 que harán matronas. Y no quiero criticar el gran número de plazas que se dedican a la obstetricia, pues son importantes también, pero reflexionando… ¿Donde quedan nuestros mayores?

Datos recogidos en: Abellán A, Vilches J, Pujol R. Un perfil de las personas mayores en España, 2014. Informes en red Febrero 2014. Disponible en: http://envejecimiento.csic.es/documentos/estadisticas/indicadores/indicadoresgenerales/indicadoresbasicos/2014/enred-indicadoresbasicos14.pdf

Una nueva etapa

Escribo estas palabras esperando que sean las primeras de muchas y que esta entrada pronto quede escondida detrás de otras más interesantes,. Espero que este nuevo proyecto me ayude a mí y quizás a los que lo visiten a entender que hay detrás de la palabra EIR.

Me presento: tengo 22 años y en junio de 2013 acabé el grado en Enfermería. Si sois enfermeros, no tengo que explicar que las cosas aquí están muy mal y que si encima acabamos de terminar la carrera hay dos opciones muy claras:

-Irte a otro país: Hablaré de ello en otras entradas, no por mi experiencia, si no por aportar la de otros amigos que sí han decidido dar este paso tan enorme.

-Presentarte al EIR: Esta fue la opción que elegí yo. Un reto que me quedaba grande, pero aquí estoy, escribiendo un blog sobre cómo superé el examen y sobre cómo será la residencia.

Espero poder hablar en profundidad en otra entrada de los pasos que me han llevado hasta aquí (el estudio, el examen, las impugnaciones…) pero este es un post cortito de presentación.

Me gustaría con este blog ofrecer una visión de la residencia de enfermería ya que no hay mucha información sobre el tema. Sería más concreta, pero a día de hoy no sé si será un blog de residencia de pediatría, comunitaria, geriatría… Aún no me he decidido. Lo reflexionaré en este nuevo lugar.

Gracias por leerme 🙂

Imagen